Loading...
///Causas sistémicas, nutrición y hábitos
Causas sistémicas, nutrición y hábitos 2017-11-17T13:33:38+00:00

Causas sistémicas, nutrición y hábitos

Estas halitosis son también conocidas como “halitosis sanguíneas”. Los compuestos de mal olor, originados en diversos órganos (por ejemplo, el hígado y los riñones) son transportados a través de la corriente sanguínea hasta los pulmones, donde se volatilizan y provocan la halitosis. Fuentes potenciales de “halitosis sanguíneas” son algunas enfermedades sistémicas, trastornos metabólicos y ciertos medicamentos y alimentos.

Alimentos “de riesgo”

Algunos alimentos pueden causar halitosis. Los alimentos con mayor riesgo son el ajo, la cebolla, las bebidas alcohólicas, los quesos, los alimentos grasos, las aceitunas, los huevos, los condimentos en general, la mayonesa, el aceite, el chocolate, la leche, la mantequilla, las natas, el salami, el jamón, la col lombarda, la coliflor, el brócoli, la alcachofa y las sardinas. En este punto, cabe distinguir la halitosis provocada, por ejemplo, por el reflujo gastroesofágico que pueden desencadenar ciertos alimentos y que no posee relación con la vía sistémica o pulmonar.

Después de ingerir alimentos, se observa que los COVs y CSVs se originan mayoritariamente en la boca, y solo en una fase posterior (aproximadamente, una hora después) los compuestos más predominantes pasan a ser los originados en el eje intestino-sangre-pulmón. Se ha verificado que algunos alimentos picantes pueden provocar halitosis y sensación de mal gusto hasta 72 horas después de su ingestión. Además del eje sangre/pulmón, se puede también verificar un eje alternativo, o eje sangre-saliva, poseyendo este último mayores implicaciones en las disgeusias (alteraciones del sentido del gusto).

Tabaco y alcohol

La ingesta de alcohol con frecuencia afecta a la halitosis, ya sea porque el etanol es un agente deshidratante (y provoca la volatilización de los CSVs y COVs intraorales), o por sus productos catabólicos liberados por el pulmón a través del torrente sanguíneo.

Los hábitos tabáquicos también predisponen a la halitosis. Sin embargo, la alteración provocada (un aliento de olor característico) desaparece después un corto período de tiempo (2-3 horas). No obstante, el tabaquismo es un factor de riesgo para otras condiciones que pueden causar halitosis o la sensación de esta, como la enfermedad periodontal, xerostomía (boca seca), disgeusias (alteraciones del gusto), cáncer del pulmón y otros.

Enfermedades que pueden provocar halitosis

Existe una vía sistémica (que incluye diversos órganos) de producción de halitosis en la que participan tres entidades con relaciones muy próximas: el intestino, la sangre y el hígado. El proceso digestivo es lo que las une.

El ciclo menstrual y el mal aliento.

También desde hace algunas décadas se constató que algunas mujeres, durante la menstruación, exhalan niveles de CSVs por encima de lo normal. La causa se debe a la absorción de CSVs resultantes de la acción bacteriana sobre sustratos sanguíneos, absorbidos por la mucosa vaginal y liberados en el aire espirado.

Los medicamentos y el mal aliento.

La toma de medicamentos puede influenciar en el aliento, sean administrados por vía tópica o sistémica. Este último caso, más frecuente, ocurre después de la ingesta o perfusión de ciertos fármacos que son liberados o que originan otros compuestos de mal olor (siendo después eliminados a través de los pulmones). En su mayoría, son medicamentos constituidos por compuestos de azufre. Es el caso del dimetilsulfóxido (DMSO), disulfiram, nitrito de amilo, dinitrato de isosorbida y algunos medicamentos citotóxicos.

Medicamento Indicación Terapéutica
Disulfiram Alcoholismo crónico
Dimetilsulfóxido Amiloidosis
Cisteamina Cistinosis
Tosilato de suplatast (anti-alérgico) Asma
Noxitiolina (antimicrobiano tópico) Periodontitis

Otros medicamentos pueden provocar indirectamente halitosis por inducir alteraciones en el ecosistema oral. Un caso paradigmático lo constituye un conjunto de fármacos comúnmente utilizados y que influencian el flujo salival (xerostómicos) como anfetaminas, omeprazol, anticolinérgicos, ondansetron, antihistamínicos, inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, tiabendazol, antineoplásicos, didanosina, antidepresivos tricíclicos y levodopa, entre otros. También una gran variedad de medicamentos pueden inducir otros efectos adversos como la hiperplasia gingival (fenitoína, ciclosporina, nifedipina, etc.), la lengua pilosa, el reflujo gastroesofágico, etc. También se ha demostrado que algunas cremas y lociones aplicadas sobre la piel pueden causar alteraciones en el aliento.

Anterior
Siguiente

Concepto

Hablamos de la halitosis sin complejos, para que accedas y comprendas la terminología que usan los científicos.

1. ¿Qué es la halitosis?
2. Consecuencias psicológicas y sociales
3. El mal aliento a través del tiempo

Causas

Descubrimos las más de 80 causas que pueden provocar halitosis, en base a las investigaciones internacionales más recientes.

1. Los compuestos del mal olor
2. Causas de la halitosis o mal aliento
2.1 Causas en la boca
2.2 Causas en el aparato respiratorio
2.3 Causas en el tubo digestivo
2.4 Causas sistémicas, nutrición y hábitos
2.5  Causas neuropsicológicas

Diagnóstico

Identificamos los métodos clínicos más eficaces a la hora de diagnosticar con precisión el origen de la halitosis, para que elijas el mejor tratamiento

1. Métodos de diagnóstico
1.1 Autopercepción
1.2 Pruebas organolépticas olfativas
1.3 Medición de los gases del aliento
1.4 Pruebas de laboratorio
2. Pruebas psicológicas
3. Señales y factores asociados