Mitos y realidades

“Los problemas digestivos son causa frecuente de halitosis”.
¿Mito o realidad?

Mito
A pesar de la extendida creencia que el mal aliento se debe a trastornos digestivos, estudios recientes revelan que únicamente el 3 por ciento de los casos de halitosis tienen su origen en el estómago.

“El mal aliento generado por algunos alimentos como el ajo o la cebolla puede permanecer más de seis horas”.
¿Mito o realidad?

Realidad
Unas horas después de su ingestión, los compuestos de mal olor que contienen alimentos fuertes como el ajo o la cebolla, son absorbidos por el intestino, pasan a la sangre y se volatilizan a través de los alveolos pulmonares. El mal aliento puede durar, en este caso, más de seis horas.

“Las caries dentales son causa frecuente de halitosis”.
¿Mito o realidad?

Mito
Es habitual que en el momento en el que una persona toma conciencia que padece halitosis decida visitar al dentista para identificar una posible caries. Sin embargo, los tratamientos contra la caries no tienen ningún efecto beneficioso contra la halitosis.

“Las personas que fuman tienen peor aliento que las no fumadoras”.
¿Mito o realidad?

Mito
No existen grandes diferencias entre el aliento de las personas no fumadoras y las fumadoras, una vez transcurridas dos horas después de que estas últimas hayan fumado un cigarrillo. A pesar de ello, el tabaquismo es un factor de riesgo en enfermedades asociadas a la halitosis, como la enfermedad periodontal.

“La menstruación puede generar mal aliento”.
¿Mito o realidad?

Realidad
Durante la menstruación, los compuestos del mal olor, generados a partir de la descomposición de la sangre son absorbidos por la mucosa vaginal y entran en la corriente sanguínea, siendo expulsados posteriormente por el aire expirado.

“El estrés puede generar mal aliento”.
¿Mito o realidad?

Realidad
Casi el 15 por ciento de los pacientes afirman detectar un agravamiento de su halitosis en situaciones de estrés. Se debe a la influencia del sistema nervioso en la disminución de la secreción salival, que a su vez afecta a la renovación y función de limpieza de la saliva.
Mitos aliento

“El mal aliento puede transmitirse por contagio, por ejemplo mediante un beso”.
¿Mito o realidad?

Mito
A pesar de que es difícil demostrarlo, a día de hoy no se han reportado casos de halitosis que procedan de una transmisión por contagio.

“La mayoría de las personas que tienen mal aliento, lo saben”.
¿Mito o realidad?

Mito
Las personas que tienen halitosis real, o detectada por terceros, a menudo no la notan debido a fenómenos de fatiga olfativa (están habituadas a su propio olor).

“Oler la propia saliva es una forma fiable de confirmar la presencia de halitosis”.
¿Mito o realidad?

Mito
No existe ninguna asociación entre el olor percibido por la propia persona en estas situaciones y la existencia de halitosis. Una persona puede tener mal aliento y no darse cuenta; y al revés.

“Cepillarse los dientes más de cuatro veces al día previene la aparición de halitosis”.
¿Mito o realidad?

Mito
Un cepillado de dientes cada ocho horas (siempre que sea eficaz y elimine la placa bacteriana) es suficiente para controlar la producción de un mal olor. Si existe una manifestación de halitosis durante ese periodo es debido a que existe una patología subyacente.

“Existen aparatos que diagnostican la halitosis”.
¿Mito o realidad?

Realidad
En los centros especializados en halitosis se utilizan aparatos capaces de identificar de forma precisa una amplia gama de compuestos y medir su concentración. Estos dispositivos permiten la obtención de muestras del aire expirado, por la boca o la nariz, para su posterior análisis.

“En algunos casos, la halitosis puede tener un componente hereditario”.
¿Mito o realidad?

Realidad
A pesar de que no hay genes que expresen la halitosis y que la gran mayoría de las condiciones que promueven su aparición no poseen un factor hereditario, existen excepciones. La rinitis alérgica y la diabetes son ejemplos de patologías de componentes hereditarios asociados a la halitosis.
Mitos de la halitosis

“Cuando los profesionales de la salud detectan la presencia de halitosis, acostumbran a comunicarlo a sus pacientes”.
¿Mito o realidad?

Mito
Los profesionales de la salud esgrimen como razones fundamentales para no informar a sus pacientes, por un lado, el temor a una reacción negativa, y por el otro, la falta de conocimientos médicos para abordar eficazmente esta patología.

“En la mayoría de casos, la halitosis no tiene solución médica”.
¿Mito o realidad?

Mito
Un centro especializado en halitosis equipado con tecnología de diagnóstico, dotado de protocolos clínicos científicamente fundados y con profesionales experimentados puede obtener tasas de éxito muy elevadas en el tratamiento de la halitosis.

Fuente: Instituto del Aliento

One Comment