//Halitosis estomacal: aumentan pacientes que buscan solución

Halitosis estomacal: aumentan pacientes que buscan solución

Existe una clara evidencia científica de que la infección del H. pylori, bacteria que se encuentra en el estómago humano, está correlacionada con la aparición de halitosis

Barcelona, 7 de abril de 2017.- En los últimos años se aprecia un aumento significativo del porcentaje de pacientes que acude al especialista para tratar su halitosis por causas digestivas: del 8% en 2010 al 15% en 2016.

Barcelona, 7 de abril de 2017.- El aliento humano (incluso el considerado como “normal”) es un gas de composición compleja. Los científicos han identificado múltiples compuestos volátiles y han constatado que una muestra de aire exhalado puede contener más de 3000 compuestos de diversa naturaleza. Así, la presencia de mal aliento es un indicador de una actividad bacteriana anormal o de un mecanismo fisiológico alterado.

Dentro de las más de 80 fisiopatologías que provocan halitosis, los problemas digestivos son uno de los subgrupos que más impacto genera en los pacientes, ya que existe la arraigada creencia de que el estómago es la principal causa de halitosis y que no hay cura para ello. De hecho, el número de pacientes que busca una cura para la halitosis estomacal ha aumentado en los últimos años, algo a lo que ha contribuido la aclaración de las causas que la provocan, con el consiguiente aumento del número de afectados que supera esta patología.

Según datos ofrecidos por el Instituto del Aliento, centro especializado en el estudio, diagnóstico y tratamiento de la halitosis con más de 9000 pacientes tratados de más de 90 países, en los últimos años se aprecia un aumento significativo del porcentaje de personas que acude al especialista por causas digestivas: del 8% en 2010 al 15% en 2016. No obstante, este incremento viene motivado por un mayor de interés de estos, ya que la tasa de éxito global del tratamiento se mantiene: más del 97% supera su halitosis.

Así lo confirma el doctor Jonas Nunes, director del Instituto del Aliento y doctorado en Halitosis: “El aumento de la proporción de casos de mal aliento con origen en el estómago no significa que existan cada vez más halitosis de este tipo, sino que las causas bucales —históricamente más predominantes— asumen una importancia menos relevante”. Y explica el porqué: “Las causas bucales son menos complejas de diagnosticar y, además, el nivel bucal de los españoles ha mejorado mucho en los últimos años”.

La bacteria Helicobacter pylori, principal responsable de la halitosis digestiva

Ahora bien, ¿cuáles podrían ser los factores causantes del mal aliento del estómago? Investigaciones recientes conceden a la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori) un papel cada vez más relevante entre las varias causas de origen digestivo. Así lo confirma el doctor Guerra Flecha, especialista en Gastroenterología y fundador del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED), uno de los centros asociados con el Instituto del Aliento: “El 48% de la población en Madrid está infectada por el H. pylori, el problema es que mucha gente no manifiesta síntomas asociados”. Y añade: “El H. pylori se contagia en una primera fase y se mantiene en la placa dental o dorso de la lengua durante los seis primeros meses. Cuando ya está en el estómago, el contagio no es tan fácil”.

Numerosos ensayos publicados demuestran la relación entre la infección del H. pylori y la aparición de halitosis. Algunos esquemas para la erradicación de esta bacteria, incluso, han sido prescritos en la clínica a estos pacientes con mal aliento. Un estudio publicado en Polonia en marzo de 2011 muestra cómo sustancias endógenas como Isobutano, Butanona o Etaonato de Etilo fueron detectadas en el aliento de personas con H. pylori en el estómago y en la mezcla gaseosa liberada por la cepa de bacterias. Los niveles exhalados de ureasa, nitrato de hidrógeno y cianuro de hidrógeno fueron, por tanto, significativamente elevados en pacientes infectados por el H. pylori.

“Se ha demostrado que algunas cepas de la bacteria H. pylori son capaces de producir compuestos sulfurados volátiles que pueden ser detectados en el aire expirado”, confirma el doctor Nunes, que añade: “La erradicación de esta bacteria disminuye la cantidad de saburra lingual, otra de las fisiopatologías causantes de mal aliento”.

¿Podría el reflujo laringofaríngeo estar relacionado con la halitosis?

El H. pylori “coloniza” el estómago de las personas y es una bacteria que se encuentra muy asociada con el reflujo laringofaríngeo o RLF. En este sentido, sería lógico preguntarse si el reflujo laringofaríngeo está relacionado con la halitosis. A pesar de que diversos informes sugieren una respuesta afirmativa, lo cierto es que aún no está claro que el RLF sea un factor de riesgo para la aparición de causas digestivas de mal aliento.

Investigadores turcos realizaron un estudio en junio de 2016 con el objetivo de comprobar si aquellos pacientes diagnosticados con reflujo laringofaríngeo incrementaban la posibilidad de tener halitosis en comparación con la población normal. Durante dicho estudio se encontró una fuerte asociación positiva entre el RLF y los niveles de compuesto de azufre volátiles, lo que significa que la halitosis fue significativamente asociada con la concurrencia y la severidad del RLF. Esta investigación proporciona, por tanto, una clara evidencia de la asociación entre la halitosis y el reflujo laringofaríngeo.

By | 2017-12-10T16:01:38+00:00 abril 7th, 2017|noticias|1 Comment