//San Valentín: los expertos advierten sobre las “malas lenguas”

San Valentín: los expertos advierten sobre las “malas lenguas”

La superficie de la lengua constituye uno de los principales refugios bacterianos, siendo la causa más frecuente de halitosis.

Barcelona, 13 de febrero de 2017.- Un beso íntimo de diez segundos provoca la transferencia de 80 millones de bacterias a través de la saliva. Los expertos recomiendan el uso del limpiador de lengua para disminuir la cantidad de bacterias virulentas en nuestra lengua y combatir la saburra lingual.

Foto: Jordi Coromina, Marta Sancho y Jonas Nunes, de la Unidad Médica de Halitosis de Teknon.

Barcelona, 13 de febrero de 2017.- El acto de besar es, sin duda alguna, uno de los mayores placeres que el ser humano puede experimentar. Sin embargo, detrás de esta acción tan cotidiana —se estima que podemos pasar hasta dos semanas de nuestra vida besando— existe un universo químico aún más complejo y no tan agradable como podría pensarse. En concreto, nuestra boca alberga alrededor de 20 billones de bacterias, que se multiplican por dos cada 4,8 horas. Un estudio realizado por científicos holandeses en el año 2014 reveló que un beso íntimo de diez segundos provoca la transferencia de 80 millones de bacterias a través de la saliva.

Numerosas investigaciones confirman que la lengua constituye el mayor hábitat de microorganismos de la cavidad bucal y la causa más frecuente de halitosis, ya que esta contiene bacterias generadoras de mal aliento que pueden transitar fácilmente de persona a persona a través de un beso. En el estudio mencionado en el párrafo anterior, los investigadores holandeses encontraron que la particular comunidad de bacterias que vivía en la lengua de uno de los voluntarios coincidía mucho más con las existentes en la lengua de su pareja o “compañero de beso” que con las de una lengua extraña. ¿Podría esto significar que la halitosis puede transmitirse a través del beso?

Lo que está claro es el fuerte impacto psicosocial que la halitosis provoca. A pesar de que el término es relativamente reciente, se trata de una de las patologías más antiguas y problemáticas que se conocen. En su obra Moralia (Obras morales y de costumbres), el filósofo Plutarco ya contaba que el tirano Hieron de Siracusa, después de haber sido informado por el médico sobre su mal aliento, reprendió a su mujer diciendo: “¿Por qué no me dijiste que mi mal aliento te molestaba cada vez que te besaba?”.

“La halitosis afecta a la seguridad tanto de quien la padece como a la de su pareja”

“La halitosis afecta a la seguridad de uno mismo, el olor es uno de los sentidos más importantes en una relación y el mal olor es uno de los principales motivos de rechazo a la hora de mantener relaciones sexuales”, afirma Montse Iserte, psicóloga especializada en terapia sexual y de pareja y coordinadora de citas rápidas en speeddatingbarcelona.com, que añade: “La halitosis afecta a la seguridad tanto de quien la padece como a la de su pareja. En nuestras citas para solteros, uno de los motivos de rechazo más comunes tiene que ver con el mal aliento. La persona no siempre es consciente de ello”. Y finaliza: “Cuando el rechazo en nuestras citas rápidas es por halitosis, el no siempre es no”.

Al margen del componente psicológico, la superficie de la lengua constituye uno de los principales refugios bacterianos debido a su morfología áspera y rugosa. “Se ha comprobado que los pacientes con halitosis tienden a presentar significativamente mayor cantidad de saburra lingual, una capa blanquecina que se crea sobre la lengua, formada por bacterias y provocada por diversos tipos de patologías”, confirma el doctor Jordi Coromina, director del Departamento de Otorrinolaringología del Centro Médico Teknon (Barcelona).

El uso de un limpiador lingual, fundamental para eliminar las bacterias de la lengua

El doctor Jonas Nunes, director del Instituto del Aliento y responsable de la Unidad del Aliento en Teknon, aporta una solución para el control de esta causa frecuente de halitosis: “La limpieza de la lengua con un limpiador es un factor determinante. Y añade un dato revelador: “Limpiar nuestra lengua con un cepillo de dientes disminuye un 45% el mal olor producido por bacterias, mientras que el uso de un limpiador lingual lo reduce hasta un 75%”. Así lo evidencian investigaciones médicas recientes: 24 horas sin limpiarnos la boca aumentan el número de bacterias de 20 a 100 billones. No obstante, el doctor Nunes recuerda: “La saburra lingual es solo una de las más de ochenta fisiopatologías que diagnosticamos y tratamos en nuestra Unidad”.

El equipo de profesionales de Teknon recomienda el uso del limpiador lingual para disminuir la cantidad de bacterias virulentas presentes en nuestra lengua. No te quedes sin tu beso de cine este 14 de febrero. Como escribió William Shakespeare en su comedia Mucho ruido y pocas nueces: “Palabras agrias no son más que viento agrio, y como el aliento agrio es desagradable, por consiguiente, me marcho sin que me beséis”.

 

By | 2017-11-13T12:48:12+00:00 febrero 13th, 2017|noticias|0 Comments