Loading...
//¿Existe una cura para la halitosis o mal aliento?
¿Existe una cura para la halitosis o mal aliento? 2017-12-28T23:21:11+00:00

doctor-jonas-nunes-halitosis

Las 13 preguntas más frecuentes sobre el mal aliento.

El doctor Jonas Nunes, director del Instituto del Aliento y de la Unidad Hospitalaria del Centro Teknon en Barcelona, responde a las preguntas más frecuentes sobre el aliento humano.

01. ¿Existe una cura para la halitosis o mal aliento?

La palabra “cura” asociada al concepto de halitosis está siendo utilizada de modo abusivo. Para desarrollar esta idea, es necesario mencionar primero la tasa de éxito del protocolo clínico que empleamos en el Instituto del Aliento: la más elevada hasta la fecha y verificada por instituciones académicas con un éxito de casi el 97%.

Ello significa que de cada 100 pacientes que llegan a nuestra consulta, al menos 96 de ellos dejan de manifestar mal aliento (de modo completo) después del tratamiento. Del 4% restante, unos mejoran parcialmente y otros no mejoran nada. Son resultados muy positivos ya que estamos hablando de pacientes que recurren al Instituto del Aliento después de haber visitado a otros muchos profesionales de la salud, convencidos de que su caso no tiene solución y tras haberlo probado casi todo (es decir, pacientes con una higiene oral óptima y cuyas causas de halitosis no eran aparentes). Los criterios utilizados en el estudio que evalúa la tasa éxito de nuestro tratamiento exigen una triple confirmación para establecer la erradicación de la halitosis: la confirmación de los familiares, los examinadores o “jueces del olor” y los aparatos diseñados específicamente para medir el mal olor (cromatografía gaseosa).

“La palabra “cura” asociada al concepto de halitosis está siendo utilizada de modo abusivo”.

En relación a la tasa de éxito (96,6%), en una gran parte de estos casos se consideró que hubo cura (según el significado que yo atribuyo a “cura”, es decir, el paciente nunca más manifestó mal aliento ni necesitó de cuidados especiales durante un amplio periodo de tiempo). La cura sucede, por ejemplo, en los casos muy graves de halitosis debido a amigdalitis caseosa crónica. Después de la eliminación quirúrgica del foco infeccioso (criptas amigdalinas), el paciente no vuelve a producir cálculos amigdalinos y, por consiguiente, elimina el mal aliento. No obstante, otros casos, aunque existe remisión del mal aliento, sería poco riguroso considerar a los pacientes “curados” (prefiero utilizar la expresión “tratados”). Un ejemplo son los casos de halitosis debido a hiposalivación (sequedad bucal).

A través de ciertas terapéuticas y a lo largo de un periodo de tiempo, se consigue aumentar la función salival (ej.: a través de la toma regular de fármacos colinérgicos). Sin embargo, ello no significa que, veinte años después, el paciente no necesite repetir el tratamiento unos meses más (ya que las recidivas – disminución del flujo salival – se dan en algunas personas bastantes años después del tratamiento). Considero al paciente tratado (ya que nunca más manifestó halitosis), sin embargo su caso no estará “cerrado” (podrá necesitar más tratamiento años después). Por ello digo que la palabra cura en estos casos es abusiva.

El hecho de estar “tratado” no significa depender de productos enmascaradores de olor (enjuagues o chicles con sabor/olor a menta u otros sabores/olores similares); que además poseen un efecto poco duradero. Esta situación no puede considerarse éxito clínico (y mucho menos estar “curado” o “tratado”). Veo poco ético el escenario actual que favorece el abuso de la palabra “cura” a nivel comercial. En muchos casos, lo que se ofrece no es una cura sino un contrato de dependencia vitalicio  con enjuagues u otros productos enmascaradores del olor (ya que el efecto es a corto plazo y la persona necesita utilizar estos productos varias veces al día).

Próxima pregunta

Conoce tu aliento.

¿Sabías que puedes estar padeciendo mal aliento sin saberlo? Muchas personas sufren halitosis o mal aliento de forma habitual, independientemente del género, la edad o la clase social. Además, la halitosis puede provocar profundos efectos en la autoestima, llegando a convertirse en un factor de discriminación y exclusión social.

Para salir de dudas, te invitamos a que realices nuestros cuestionarios on-line y conozcas el resultado de forma inmediata.